Agradecimientos

   Me gustaría agradecer  a Alberto Camarasa, mi marido,  la paciente labor de pasar a formato digital mi libro manuscrito de recetas. Un día  se propuso hacerlo y aunque inicialmente fui reacia  a la idea, sin su trabajo no hubiera sido posible.

  También a mi profesor de Informática, José Marquez, agradecerle su paciencia y su ayuda para intentar entender esté mundo tan moderno de páginas webs, whasap, Facebook.

   A mi guapísimo yerno José Luis, mi mayor critico culinario, y a mi hija Nuria y mis nietos Alberto y Javier que son el centro de mi vida, y mi ilusión.